Contáctenos

Política

José Miguel el chinaco de la Rabia

Hoy como hace 159 años se libra una cruenta batalla en todo el territorio nacional …

Representación de la batalla en La Morisma de Bracho, Zacatecas México. Foto de Fernando García Álvarez

José Miguel el chinaco de la Rabia

Fernando García Álvarez

Algunos días después de la histórica batalla del 5 de mayo de 1862 en Puebla, la fuerza invasora ha sufrido más de mil bajas entre muertos y heridos. El ejército francés y los conservadores traidores a la patria se mueven cautelosamente en retirada, desmoralizados y acosados por la caballería mexicana. El General Ignacio Zaragoza escribe a sus superiores:

[i]Puebla, mayo 9 de 1862. (Recibido en México el mismo día a las 11 y 58 minutos de la mañana.)

Excelentísimo señor Ministro de Guerra: El enemigo pernoctó en Amozoc y aún a las siete de la mañana estaba ahí.

Nuestra caballería lo hostiliza constantemente. En cuanto al dinero nada se puede hacer aquí porque esta gente es mala en lo general y sobre todo muy indolente y egoísta, sin embargo, acabo de mandar ver al señor Cabrera.

Hoy no he podido completar ni para un día de socorro económico que importa $ 3 700 porque sólo tiene la comisaría $ 3 300. La fuerza está sin socorro desde el día 5 y casi sin rancho.

Qué bueno sería quemar Puebla.

Está de luto por el acontecimiento del día 5. Esto es triste decirlo, pero es una realidad lamentable.

Estoy preparando mi marcha sobre el enemigo, pero acaso no lo podré verificar oportunamente por falta de recursos.

Ignacio Zaragoza.

Sabemos ahora que ante la falta de recursos y la negativa de los poblanos ricos y el clero a auxiliar al ejército nacional no les fue posible en ese momento propicio acabar con el enemigo extranjero prolongándose la guerra de intervención muchos años más con la evidente pérdida de vidas y la destrucción de los bienes de la nación.

Patria dice el diccionario es la tierra natal o adoptiva ordenada como nación, a la que se siente ligado el ser humano por vínculos jurídicos, históricos y afectivos.

Conmemoración de la batalla del 5 de mayo en San Juan de Aragón en ciudad de México. Foto de Fernando García Álvarez

Hoy como hace 159 años se libra una cruenta batalla en todo el territorio nacional con otras armas y diferentes estrategias, aunque los adversarios sean casi los mismos, unos por el cambio y desarrollo que implica bienestar a las mayorías y los otros negados a la transformación y a la pérdida de su inmenso poder y privilegios. Este enfrentamiento ocurre también dentro de la familia y los núcleos de una sociedad que se dice altamente tecnificada y es controlada vía canales de entretenimiento y desinformación masiva incluso a través de la internet.

De las entrañables gestas de la épica familiar recuerdo de mi infancia con orgullo cierta historia que escuché narrar alrededor de un fogón de adobe chisporroteante por mi abuela María Díaz Valdez hermosa mujer toda corazón de memoria indeleble nacida en el municipio de Temascalcingo en el Estado de México:

 Eran los años de la intervención Francesa y el país estaba patas para arriba -decía-, mi abuelo era un muchacho de apenas 15 o 16 años muy diestro como jinete y dedicado a las labores del campo en la casa paterna cuando por aquella región situada entre las fronteras de los estados de México, Michoacán, Guanajuato y Querétaro, se apareció un pequeño grupo del ejército encabezado por el mismísimo general Ignacio Zaragoza, que sin desmontar se acercó al ranchito por un jarro de agua y por casualidad vio aquel chamaco conducir con mucho arte su briosa cabalgadura, un cuaco gateado barcino de muy pocas pulgas y muchísimos respingos. No muy lejos y a la vista estaba la hacienda de la Rabia.

Mandó llamar a los padres del joven, rancheros ellos muy trabajadores y gente de paz.

-Su chamaco ya está bueno para que se lleve ensartado un curro con la lanza -les dijo Zaragoza

José Miguel era el nombre de ese joven chinaco que gustoso de servir a su patria marchó de inmediato con las tropas de Zaragoza a pelear por la libertad de su gente junto a muchos otros hombres libres. Tuvo suerte y talento en la guerra, vivió para contarlo al regresar a su terruño. Así de generación en generación el heroico acontecimiento se narró en el corazón de muchos hogares hasta llegar a mí.

En alguna ocasión después de que mi abuela terminara de contar por enésima vez la anécdota le pregunté:

-Abue, si hubiera guerra otra vez ¿dejarías que nos llevaran a pelear?

-Claro, la sangre que llevamos no es de curros ni traidores -contestó sin inmutarse mientras tiraba con elegante movimiento una tortilla recién aplaudida en el comal.

Conmemoración de la batalla del 5 de mayo en San Juan de Aragón, Ciudad de México. Foto de Fernando García Álvarez

Heráclito de Éfeso filósofo presocrático de la antigua Asia menor decía que “el mundo se encuentra en un proceso eterno de nacimiento y destrucción, la guerra es la madre y reina de todas las cosas” donde los contrarios se convierten los unos en los otros.

La historia de los pueblos, los recuerdos familiares y las luchas populares son polvo en el viento quizá es por lo que hoy algunos de los descendientes de José Miguel, el chinaco, se identifiquen y suscriban las causas de los tataranietos de aquellos traidores y siervos de la reacción que fueron fusilados en el cerro de las campanas, no lo sé o tal vez sigan siendo mentalmente peones acasillados con miedo al látigo del patrón o al infierno eterno que pinta el señor cura. ¿Hay ignorancia, enajenación, dolo o mala fe en el hecho de sumarse a las huestes del enemigo de clase, del verdugo histórico? ¿Es atávico el espíritu de la traición la patria?

La idea de mala fe para el escritor y filósofo existencialista Jean Paul Sartre implica que los seres humanos nacen libres y es un hecho consciente el saber que lo son, con el inconveniente de que a veces no asumen sus responsabilidades e intentan culpar a quien sea, sus padres, la escuela o la sociedad de sus desdichas y tribulaciones, todos somos libres, pero no nos atrevemos a ejercer esa libertad. La mala fe es ocultar la verdad con excusas para eludir consecuencias. La mala fe es el auto engaño, la mala fe está en pretender no ser lo que se es y creer que se es lo que no se es.

Así los descendientes de un héroe por la liberación de su patria es posible que evadan la necesidad social de participar activamente de un cambio urgente en los mecanismos de gobierno y en el ejercicio del poder para autoengañarse asumiéndose como “fifis”, es decir quieren ser ricos o capitalistas conservadores que deslumbrados por la facilidad actual para adquirir bienes de consumo se ofuscan, aunque ninguno tenga la propiedad de los medios de producción y vivan solo de su trabajo como cualquier empleado. La adhesión ciega a lo establecido en la mente de estos conversos sería un gesto de sometimiento voluntario para evitar algún riesgo o daño tanto real como imaginario, sumándose así en su fantasía a los siempre poderosos, tratando de imitar incluso de manera torpe el supuesto estilo de vida de los oligarcas para mimetizarse con ellos.

El repudio a ser hombres libres en estos ciudadanos autoengañados nos obsequia día con día ejemplares cada vez más patéticos por su alineación, como es el caso de algunos políticos del partido de derecha que no dudaron en tratar de sacar provecho político de la desgracia ocurrida en la ciudad de México el día 3 de mayo pasado cuando un tren metropolitano calló sobre vehículos en movimiento y peatones al fracturarse el puente por el que circulaba.

Un video de amplia circulación en las redes sociales nos muestra la grotesca intención de varios candidatos a diputados del partido Acción Nacional en Ciudad de México por reclutar para su causa a una madre dolorida y angustiada que a gritos pide saber el destino de su hijo, viajero en el convoy accidentado, todo esto mientras aún los rescatistas trabajaban a brazo partido entre los restos de hierros retorcidos.

El año de la peste y el del Covid, los ciudadanos viajando en metro y los señores feudales en avión privado, la guerra de intervención francesa y las luchas de liberación actuales a través del voto razonado en México nos confirman que nada nuevo hay bajo el sol, la historia de la humanidad como lo pensó Heráclito es un eterno retorno cíclico o bien citando a Marx; la historia de todas las sociedades hasta nuestros días es la historia de la lucha de clases.

Lanzas, machetes, hondas y escopetas contra el mejor ejército del mundo en 1862, pronto en unas semanas espero ver la silueta de Miguel el chinaco emergiendo de la conciencia colectiva para acompañarnos hasta las urnas, esta próxima elección será una victoria más para nuestra historia.

[i] Jorge L. Tamayo. Cartas y documentos Ignacio Zaragoza, México: Fondo de Cultura Económica 1962

Continúe leyendo
1 comentario

1 comentario

  1. Matilda

    junio 7, 2021 en 12:24 pm

    Super interesante el articulo!!!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política

La otra cara del silencio es la palabra

Hoy 10 de abril de 2022 es ratificación

Marcha en apoyo a la ratificación de mandato de Andrés Manuel López Obrador y a la Reforma eléctrica en la Ciudad de México. Foto de Jaquelina Rodríguez Ibarra.

La otra cara del silencio es la palabra

Jaquelina Rodríguez Ibarra

“Vámonos patria a caminar, yo te acompaño.”

Otto René Castillo

Suele decirse que “el que calla otorga”, donde “callar es no decir algo y otorgar es conceder algo que se pide o se pregunta”. Por ello hemos de resolver no callar, aunque generalmente cuando las verdades se encuentran a través de la palabra, es cruel el combate.

Mi memoria me dice que, en 1973, tuvimos que dejar Tizayuca, Hidalgo cuando el gobernador de aquel estado era Manuel Sánchez Vite. El motivo de este exilio en nuestra propia patria fue porque mi padre, Jacinto Rodríguez Moreno, se atrevió apoyado por el pueblo con una candidatura independiente a contender por la presidencia municipal de tal lugar, cuando el partido en el poder era el PRI (convertido hoy en PRIAN PRD). Ante la desaparición y encarcelamiento de mi padre primero, y después las amenazas de muerte y atentados, se presentaron dos opciones, continuar al frente de un movimiento a contracorriente del poder hegemónico y morir o dejar atrás los ideales de justicia. Optamos por lo segundo temporalmente y fuimos una familia más en busca de estabilidad emocional lejos de la política que nos había herido. No por ello nos apartamos de aquella concepción de la vida dictada por el deseo de justicia, equidad e igualdad en los seres humanos. La vida pública, dijo Ortega y Gasset, es a la par que política cultural.

Así fue como me permití comparar a Andrés Manuel López Obrador con mi padre; pues creo que ambos son ejemplo de hombres en busca del bien común, luchando por conseguir nuestra verdadera autonomía y seguridad social como nación. Basta con mencionar que mi padre llevó el agua potable a los Barrios que conforman Tizayuca, la Cruz Roja y el rastro que llevó su nombre alguna vez, y qué decir de Andrés Manuel quien como presidente constitucional de México ha buscado la autosuficiencia del país en proyectos a futuro como la compra de la refinería Deer Park en Houston, Texas, propiedad de Shell y la construcción de la Refinería Olmeca Dos Bocas en Tabasco; en el campo energético también la propuesta de cambios en la política energética; la construcción del AIFA, Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, que hace apenas unas semanas fue puesto en funcionamiento, y entre otros proyectos aterrizados en la patria, la ampliación del cuadro básico de medicamentos del sector saludo, IMSS e ISSSTE, todos ellos con la finalidad de permitir a la sociedad mexicana autosuficiencia y soberanía nacional. Sin embargo, este hecho, comparar a un ciudadano con el otro, fue inaceptable para algunas personas a las que me unen lazos consanguíneos por considerar al actual presidente un hombre reprobable. Como muchos de los detractores y odiadores del actual gobierno en México, mi familiar emitió un juicio fundamentado únicamente en lo que escucha en la televisión en boca de sus personajes, “patiños” de sus jefes oligarcas. Así como él una parte de la sociedad no se exige más allá de lo que escucha y otros piensan por ellos. Cuando los adversarios de la Cuarta transformación que encabeza el presidente constitucional de México Andrés Manuel López Obrador se manifiestan en las calles, en los medios, en sus casas evidencian su carencia discursiva e ideológica, aun los pseudointelectuales que los representan y guían. “Hombres medio, hombres masa” que se encuentran en cada clase social muy alejados de la autenticidad y del lujo del intelecto.

El pasado 3 de abril en una marcha pobre en número e ideas, el “hombre masa” de México se manifestó en las rutas sempiternas de las marchas sociales en esta Ciudad de México. Con agravios, contradicciones y resentimientos alzaron la voz para decir “Terminas y te vas” slogan publicitario más que consigna social, que terminó siendo la ratificación del mandato a Andrés Manuel López Obrador. El “Terminas y te vas” anticipó el ejercicio de consulta ciudadana de este 10 de abril. Ellos mismo han ratificado el mandato de Andrés Manuel López Obrador para que continúe hasta el 2024, donde ratificar (ratificación es el sustantivo) es “Aprobar o confirmar actos, palabras o escritos dándoles por valederos y ciertos”. El “Hombre medio, el Hombre masa” no se exige más que los demás, “repite en sí un tipo genérico” de ser, el alienado sin juicio, quedando así su argumento de que la Consulta de Revocación de mandato es una farsa y anticonstitucional en el vacío. El contingente de esta marcha fue parco y sin aliento, insignificante, que se esfumó como la bruma de una mañana fría en primavera.

Días después de este evento, el 6 de abril, cuando regresaba a casa caminando por estas mismas rutas me encontré con otro contingente mayor y más palpable. Desde Bellas Artes hasta el Monumento a la Revolución se escuchaban y leían dos consignas: participar el 10 de abril en la Consulta de Revocación de mandato y apoyar la Reforma eléctrica propuesta por el actual gobierno de la República. “Batalla doble por la soberanía” en palabras de Epigmenio Ibarra. Compatriotas de visita en CDMX se sumaron a la manifestación mientras otros cantaron y participaron de la verbena popular, se tomaron selfis y con elocuencia y estilo discurrieron ante los cambios manifiestos de la 4T. Las calles estuvieron repletas de conciudadanos, de colores y música.

Marcha en apoyo a la ratificación de mandato de Andrés Manuel López Obrador y a la Reforma eléctrica en la Ciudad de México. Foto de Jaquelina Rodríguez Ibarra.

El artículo 39 de la Constitución mexicana dice:

La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su Gobierno.

Así es, el pueblo somos todos y este es nuestro derecho y obligación. Hoy 10 de abril es nuestra responsabilidad hacer uso de la democracia para evaluar a quien está en la presidencia del país. A partir de hoy, sin importar qué partido esté en el poder deberá ser revocado si su desempeño lo amerita. “No más ladrones cínicos vende patrias”. Esta consulta no es un montaje es una realidad, que muchos temen porque creen que regresarán al poder en 2024 y cada ciudadano volveremos a hacer uso de nuestro derecho de revocación de mandato ante ellos. Recuerda que callar es otorgar.

Hoy 10 de abril de 2022 es ratificación.

“El hombre selecto es el que se exige más que los demás” y para el hombre medio “…vivir es ser en cada instante lo que ya son, sin esfuerzo de perfección sobre sí mismos, boyas que van a la deriva”.  (José Ortega y Gasset)

Continúe leyendo

Política

Mujeres en marcha

«Viva la revolución pacífica, ahí están las imágenes.»

Mujeres policías y manifestantes hacen las paces. Centro de la Ciudad de México. Fotografía de Fernando García Álvarez.

Mujeres en marcha

Fernando García Álvarez

Reportaje gráfico de la marcha por el día internacional de la mujer en la Ciudad de México el 8 de marzo de 2022.

Antes de que se estableciera este gobierno en 2018, al salir a hacer la cobertura fotográfica de las marchas, manifestaciones o plantones yo tenía que cuidarme de las golpizas y represión de granaderos, policías, militares y grupos de provocadores violentos al servicio del poder político. Es impresionante como han cambiado los contextos en tan poco tiempo, ahora este 8 de marzo de 2022 de lo que me tuve que cuidar fue de la represión que ejercen los poderes facticos a través del llamado bloque negro, un grupo minoritario de golpeadoras que tienen la consigna de alterar el orden, destruir, intimidar y básicamente sabotear la marcha, desprestigiar la muy legítima protesta de las mujeres en busca de la igualdad y equidad de género.

Me siento afortunado, además de codazos un golpe en la cara y un intento por picarme con un palo el ojo descubierto cuando tomaba una foto la agresión no pasó a mayores, varias décadas de experiencia me permitieron estar alerta, aunque a varios compañeros fotógrafos y reporteros agredidos les fue mucho peor y terminaron en el hospital con las cámaras rotas. Indignado me pregunto el porqué de la represión, es evidente que desde las cúpulas del poder empresarial, de la banca, los medios de comunicación y la iglesia en connivencia con los intereses de Estados Unidos se pretende generar una imagen de desestabilización, una falsa percepción mediática de caos e ingobernabilidad a través de los actos vandálicos de unas decenas de porros bien entrenados y equipados.

La marcha fue una hermosa demostración del poder de las mujeres conscientes que no cayeron en las provocaciones y se hermanaron con las mujeres policías a las que llevaron flores en lugar de agredirlas como en las marchas pasadas. Fue emotivo marchar con los diversos contingentes de todos los sectores sociales que nutrían con su alegre y combativa energía la multitudinaria manifestación. El país sigue evolucionando, viva la revolución pacífica, ahí están las imágenes.

Continúe leyendo

Política

Perro no come perro

Desunidos hemos sido presa fácil …

Prensa corporativa al servicio de los poderes empresariales y facticos, Zócalo de la Ciudad de México. Foto de Fernando García Álvarez

Perro no come perro

Fernando García Álvarez

“Perro no come perro” me dijo el chino Valderrama al cuestionarle la honestidad de algunos periodistas de altos vuelos de la radio, televisión, revistas y periódicos famosos de circulación nacional que pasaban mes con mes a recoger su cheque en aquella oficina de prensa en la que yo empezaba a trabajar después de haber terminado mis estudios en el Colegio Americano.

El chino Valderrama era un pragmático hombre ya mayor que usaba bigote y pistola al cinto, alegre y dicharachero oriundo de un pueblito de Michoacán había hecho carrera en diversos periódicos y revistas de la Ciudad de México como reportero gráfico. En esos momentos a mediados de los 80 yo lo tenía como jefe inmediato, con el asistí a mi primera asignación para cubrir la fuente de la presidencia de la república en la develación de una estatua en Paseo de la Reforma del líder fundador de la segunda república de Yugoeslavia después de aniquilar a los nazis; Josip Bros Tito.

Todo fue emoción al procesar los rollos de película fotográfica pero uno de ellos se pegó al quedar mal enrollado en el tambo de revelado con tan mala suerte que la foto oficial (los dos mandatarios dándose la mano) quedo inservible, yo era el responsable del laboratorio y como castigo tuve que ir por una foto prestada caminando (y no en motocicleta) desde Tacubaya hasta la oficina de prensa de la presidencia en Los Pinos que es como llamaban a la residencia Presidencial ubicada en el bosque de Chapultepec.

Ya en la oficina de prensa me dieron dos sobres uno grande con la foto en blanco y negro y otro más pequeño, así que regrese a toda velocidad y entregue al chino los sobres. El reviso a detalle primero la foto y luego abrió el sobre pequeño quitando un par de grapas, contenía varios billetes de alta denominación, tomo la mayoría y me extendió con la mano el resto, el gesto me lleno de un asco que no pude disimular – No gracias chino- Le dije con repugnancia. Asombrado y furioso me contesto – como quieras pinche chamaco pendejo, sigue así y tendrás muchos problemas en tu carrera-. Luego metió todo el dinero en su raída cartera haciendo una mueca burlona. Su sentencia profética me ha perseguido siempre.

Las expresiones de apoyo al gobierno de Andrés Manuel López Obrador siguen siendo ignoradas, manipuladas y tergiversadas por la prensa empresarial, Zócalo de la Ciudad de México. Foto de Fernando García Álvarez

 

Los salarios (como ahora) eran muy bajos para la mayoría de los compañeros reporteros y fotógrafos, cuando alguno se atrevía a reclamar el chino Valderrama le gritaba “Perro que ladra no muerde”. Así inmersos en la precariedad laboral muchos de ellos no perdían oportunidad alguna de estirar la mano cuando les arrojaban la dadiva dulce pero espinosa conocida como “Chayote”, embute o posteriormente “la Talis”.

Como castigo por no aceptar esos billetes espinudos me pusieron por varias semanas a preparar hasta altas horas de la noche las canastas o arcones navideña para agasajar ese fin de año a los “Maestros del periodismo” que cobraban ahí mensualmente. Descubrí también la certeza de otro refrán repetido cotidianamente por los compañeros; “Hasta entre perros hay razas”.

A Jacobo Zabludovsky falsario y contumaz vocero del régimen corrupto y dictatorial durante los 27 años que fue conductor del noticiero 24 horas (de Televisa) en la televisión mexicana por ejemplo, le enviaban a su mansión en las Lomas de Chapultepec varias veces al año todo tipo de vinos, coñac, güisquí, champagne y una casi infinita selección de finas viandas importadas; Piernas de jamón serrano español, caviar ruso, queso holandés, chocolates belgas, pavos, codornices, butifarras españolas, bacalao Noruego, galletas, arreglos florales, piezas de porcelana de Lladró, etc,. En cambio, a los modestos reporteros de a pie que cubrían la fuente tan solo en navidad les daban si acaso una botella de vino barato con algunas latas de sardinas o atún, así las cosas, recordé que “Al perro más flaco se le cargan todas las pulgas”.

Casi una década después cubriendo el levantamiento zapatista en Chiapas, una vez más, como siempre vi ese frotar de manos y sonrisas exultantes de muchos compañeros de la prensa cuando les avisaban vía radio comunicador o “Viper” que había llegado “la Talis”, es decir “La Lista” de la presidencia en la que estaban los nombres de todos estos trabajadores de los muchos medios locales, nacionales e internacionales que periódicamente reclamaban su Chayote, a veces disimulado en el interior de un libros, revistas o cualquier sobre.

Las expresiones de apoyo al gobierno de Andrés Manuel López Obrador siguen siendo ignoradas, manipuladas y tergiversadas por la prensa empresarial, Zócalo de la Ciudad de México. Foto de Fernando García Álvarez

En consecuencia, sí revisamos la cobertura que publico la prensa corporativa de ese hecho histórico en 1994 en la mayoría de los casos descubriremos que todo fue filtrado, torcido, falseado y tergiversado hasta quedar solo la propaganda del gobierno de aquella época, la erudita vox populi señala que “Con dinero baila él perro”. Ese año uno de los premios nacionales de periodismo que otorgaba en mismo régimen por citar alguno, fue para el corrupto diario El Universal, “Tenga perro sus croquetas”.

Sopeso estas reflexiones al tratar de analizar el asunto de los continuos ataques a los auténticos trabajadores de los medios independientes víctimas de los poderes facticos en el contexto de la noticia que revela los astronómicos “salarios” de “Lord Montajes Loret de Mola” que se presumen en al menos 35 millones de pesos anuales y su repentina, fingida preocupación por el gremio de los comunicadores a los que por cierto siempre ha ignorado, menos preciado, maltratado en sus foros y programas aplicándoles unas chingas “de perro bailarín” y de los que nunca ha vindicado ni suscrito en sus demandas laborales, respeto a sus derechos humanos o de libertad de expresión.

Me remito también a la tradicional mansedumbre, ignominiosa apatía y terrible falta de conciencia política de un número todavía importante de miembros del gremio de periodistas que por miedo al despido, abulia, conveniencia o ignorancia aceptan sumarse a los simulacros y farsas como las muy recientes de dar la espalda a los diputados en la Ciudad de México o negarse a participar en la conferencia mañanera del Jefe del ejecutivo como falsa y manipulada protesta por los compañeros recientemente asesinados, llevando así agua al molino de “Lord Montajes Loret de Mola”, Patiño del payaso misógino de “Letrinus” y que hipócritamente se dice perseguido por el ahora presidente del país, tratando en todo momento de presentarse como víctima y ocultando un pasado ignominioso al servicio de quienes siguen traicionando al pueblo de México, como dicen en mi pueblo “perro que come cagada aunque le quemen el hocico”.

Ahora lo sabes querido lector conozco al monstruo desde sus entrañas, he vivido lo suficiente para saber por qué los falsos mesías de la prensa sicaria y prostituida valen su peso en oro para los sanguinarios oligarcas heridos en su ego y en su bolsillo por un nuevo gobierno que empieza a acotar su voraz rapiña en el país y a exhibir sus fortunas mal habidas que esconden en “paraísos Fiscales” ergo lavado de dinero porque “Perro viejo no aprende truco nuevo”.

Los compañeros vilmente asesinados, todos ellos han sido gente comprometida con su comunidad junto a la que han luchado codo a codo y por ello han sido blanco de la cobarde agresión de los caciques locales que asociados con la delincuencia organizada en localidades donde la ausencia del poder del Estado les ha permitido fungir como verdugos de los buscadores de la verdad, periodistas que trabajan en beneficio de las mayorías. Para los Tiranos codiciosos y sin escrúpulos sigue vigente la brutal expresión “Muerto el perro se acabó la rabia”.

La guerra mediática a la someten a las audiencias tratando de controlar sus mentes para incidir en la percepción de la realidad es cada día más salvaje, descarnada y es que hay muchísimo dinero en juego, más del que pudiéramos imaginar en la más delirante fantasía, la propaganda que se difunde a golpe de billetazos o cañonazos de monedas de oro sigue siendo muy efectiva porque algunos de los menesterosos trabajadores de la prensa aun reñimos brutalmente entre nosotros por los despojos y las sobras de los patrones, como famélica jauría rabiosa que desconoce la solidad con los débiles, perseguidos y las víctimas de la violencia económica, laboral y física, del gremio.

Desunidos hemos sido presa fácil incluso con la complacencia de compañeros traidores, capataces carroñeros pervertidos en un servilismo esclavo con los patrones por lo que me atrevo a afirmar hoy por hoy que “Perro sí come perro”.

La prensa comprometida, independiente, ciudadana es víctima de la represión que ejercen mayormente los poderes empresariales, religiosos y de la delincuencia organizada. Zócalo de la Ciudad de México. Foto de Fernando García Álvarez

Un viejo exiliado con él que algún día polemizaba por su “valiente” huida del país que lo vio nacer a la hora de la verdad, a la hora del té, a la hora de los chingadazos pues, y una pretendida superioridad moral para venir a darnos cátedras de valor revolucionario, en algún momento tratando de descalificar me espeto; “Sos un perro muy flaco para querer ladrar tan alto como perro gordo” Yo lo sé, siempre lo he reconocido tan solo soy “Un perro negro y callejero” enamorado de misteriosos ecos de la noche, que en el corazón del barrio obrero aúlla desde la oscuridad #YoNOsoyLoret y mucho menos Perro del Mal.

Vi las mejores mentes de mi generación destruidas/por la locura, hambrientas histéricas desnudas, /arrastrándose por las calles de los negros al amanecer/en busca de un colérico pinchazo, /hípsters con cabezas de ángel ardiendo por la antigua/conexión celestial con el estrellado dinamo de la/maquinaria nocturna.,

 “Aullido”, poema escrito en Berkeley california por Allen Ginsberg en 1955

Continúe leyendo

RECIENTES