Contáctenos

Política

Primavera de odio y las flores del mal

Flores de pétalos vibrantes como tentáculos…

Primavera de odio y las flores del mal

Fernando García Álvarez

A Claudia Sheinbaum

Jefa de Gobierno de la Ciudad de México

He recibido la soleada mañana de este sábado de primavera que venía acompañada del canto de los pajarillos posados en un frondoso árbol sembrado hace veinte años, un liquidámbar funámbulo de los cables eléctricos que ha crecido imperturbable ante la polución, orines, heces de perros y basura que arrojan en la base de su imbatible tronco algunos de los ilustres habitantes de este viejo barrio. Como toda belleza esos instantes de matutina gracia son efímeros porque unas horas más tarde en la salvaje pradera de asfalto y tabiques que habito se abren los botones de incontables flores tan llamativas como venenosas, flores de pétalos vibrantes como tentáculos que se extienden hasta el último rincón de cada casa, dardos invisibles, atronadores como abejorros nucleares que taladran mis oídos con la potencia de cientos de Watts y otros tantos decibeles con los tóxicos ritmos de básicos compases anémicos que no quiero mencionar.

Y ya pasada la media noche sigue uno con la necedad de querer vivir con cierta tranquilidad en el encierro obligado por la mal querida pandemia ya que esas bocinas malditas de inalámbricos entramados digitales siguen rugiendo acompañadas en destemplados coros de beodos imberbes que vienen y van en ñoñas motonetas cuyos pedos retumban hasta en la última neurona de los vecinos agazapados en los rincones de la casi locura. Sí, tengo la indescriptible fortuna de tener un expendio de micheladas instalado en la banqueta a unos metros de mi humilde hogar desde hace más de un año, negocio prohibido según nos lo comunicó ud. Claudia Sheinbaum jefa de gobierno de esta muy noble y leal Ciudad de México. No me pregunte por la eficacia de las autoridades de la alcaldía porque no sé si llorar en silencio o gritar desesperado. ¿La policía? Atendiendo seguramente cosas importantes en algún barrio elegante y no piense que es discriminación porque en esta ciudad es delito y también está prohibida.

Para sobrevivir a esta condena más terrible que el cáncer con el que he luchado estos años trato de alejar malos pensamientos cavilando ¿acaso debo juzgar severamente a mi querido alcalde tan ocupado en la búsqueda de su eminente reelección?, ¿mi sino funesto está escrito con saliva de dipsómano en los anales de México Tenochtitlan?, ¿tengo derecho a odiar a esos pobres mortales que envenenan a tantos jovencitos con alcohol y Covid?, ¿será que nos invisibilizan, desprecian y maltratan por ser modestos profesores?

Fotografía de Fernando García Álvarez

Definitivamente no, aunque ya sean las 12:50 horas pasada medianoche y los vidrios de la ventana sigan resonando me rehusó a vibrar en esas frecuencias bajas que atraen el karma, mejor analicemos la situación mientras amanece con la ilusión de que los borrachos de pronto se retiren con la música a otro lado, los bolsillos vacíos y los cerebros fulminados.

¿Qué es el odio, por qué odias, por qué odiamos, se aprende a odiar o nacimos odiando? Escriben algunos conocedores del tema que el odio es un sentimiento profundo ligado a las ideas, un sentimiento muy parecido en su estructura al amor, pero el odio busca la destrucción, odiamos aquello que sentimos nos amenaza con un profundo daño, entonces la intensidad de nuestro odio será proporcional a los daños que hemos recibido en el pasado. El psicoanalista estadounidense Otto F. Kernberg dice que la capacidad potencial para el amor o el odio existe desde el nacimiento, la capacidad innata hacia esas emociones complejas existe en todos los seres humanos, bajo condiciones normales dominará el amor sobre el odio.

 Amar y ser amado es una necesidad profunda del ser humano. Aquí debo contextualizar, recordando la feroz epidemia de rabia contagiada, desde la televisión y diarios de circulación nacional e internacional, a los mexicanos.

 La colonización emocional existe no sólo porque existe un colonizador sino porque el colonizado tiene una gran necesidad afectiva de contacto, una necesidad de cariño, una necesidad de valoración es así como termina aceptando lo que el colonizador le va imponiendo de una manera velada o subrepticia, con tal de que esas necesidades sean gratificadas. Acepta, por ejemplo, que los ricos son los que deben gobernar el país porque “ellos estudiaron en el extranjero y saben hablar inglés”.

Cuando estamos colonizados por el odio estamos obviando demasiado al tiempo y a demasiadas personas, para odiar se necesita establecer fronteras a nivel individual y grupal, delimitar en segmentos a los grupos y del grupo odiado extraer la característica más superficial, poco compleja y muy general, algo así como nombrarlos morenacos, chairos, plebe, perrada, infelizaje. Los colonizadores o traficantes del odio consiguen mover las emociones a partir de unas ideas muy básicas y superficiales es decir estereotipos pues el odio prende o germina por narrativas es decir historias, al igual que el amor estas crónicas son más efectivas cuanto más difusas y excluyentes han sido de la primera persona donde el narrador se victimiza presentándose como una buena persona y aunque el odio comparte la misma estructura que el amor no son iguales. Como ejemplo solo citaré a Lord montajes también conocido como Carlos Loret, francotirador a sueldo que no se cansa de acusar en todo momento una persecución en su contra.

En el llamado narcisismo de las diferencias, Freud dice que los seres humanos soportamos mal las diferencias y las justificamos odiando, en el fondo todo esto es el miedo a lo diferente y al cambio que genera esta emisión. En las historias el odiado será una persona inmunda, sórdida, deshonesta, depredadora, siendo así que el odio trae consigo el concepto de calamidad o infortunio.

Nueva gráfica oaxaqueña en las paredes de la Verde Antequera. Fotografía de Fernando García Álvarez

Recuerde usted esa vieja, eterna y falaz campaña de medios contra el hoy presidente de la nación Andrés Manuel López Obrador de ser un peligro para México. Según Josep Goebbels, el mundo no le pertenece a las masas sino a quien las organiza y esto lo saben muy bien los instigadores, los mercaderes del odio, además estamos hablando que el odio es alimentado por la soberbia, la traición, la envidia, la avaricia, las emociones y sentimientos negativos, el odio es uno de los vicios del espíritu humano contrario a las virtudes que pregona falsamente una iglesia católica comprometida con grupos económicos de derecha de dudosas intenciones.

Aprendemos a odiar porque nos han enseñado nuestros padres, nuestras familias, nuestro entorno y los medios de propaganda disfrazados de canales de esparcimiento. Los medios de comunicación que son los defensores del poder empresarial, del poder político y del poder religioso crean las pautas del bien y el mal para favorecer o perjudicar a los aliados o enemigos según convenga en su momento, los objetivos fundamentales de estos medios siendo negocios, son los de lucrar y controlar a través de la supuesta venta de información y entretenimiento convirtiéndose así en realidad en reproductores ideológicos del statu quo. Los periódicos Reforma y El Universal sólo por citar algunos son muestras evidentes de esos vectores de odio.

Todos los medios tienen intereses claros y definiciones ideológicas, la comunicación es así una forma de dominación que permite la manipulación en la que la distracción es la principal arma de control de los mecanismos manejados por los sicarios de la información y mercaderes del odio. Las noticias, según Goebbels, deben servir para dar instrucciones y no para informar, la propaganda es el mejor entretenimiento donde los arquetipos sociales son implementados para aceptar paradigmas de la sociedad de consumo y dividir al pueblo. Por ejemplo, las telenovelas son el paradigma de la ética social donde los elementos aspiracionales incluyen celos, deseo, hipocresía, traición, ambición desmedida, etcétera.

Esta distracción genera un flujo de información en la mente del espectador que lo aleja de su problemática real y lo tranquiliza manteniéndolo fuera de las calles para evitar que participe en marchas, manifestaciones y protestas, distrayendo su atención hacia otro lado, el fútbol o las infinitas series de Netflix. Es así como los traficantes del odio al ser líderes fanáticos tienen como objetivo principal inocular su virus mental de rabia y violencia en busca de la destrucción de las amenazas hacia su situación de poder y esto en tiempos electorales es fundamental en su cruzada por detener el cambio de régimen que propone la cuarta transformación.

Decía Simón Bolívar que más que por la fuerza nos dominan por el engaño, basta no permitamos que la falsedad continúe. Distinguida Claudia Sheinbaum Jefa de Gobierno de la Ciudad de México la voluntad política de muchos funcionarios al servir al pueblo no llega hasta mi colonia, ya clarea el nuevo día, mi mujer no tarda en empezar a preparar sus clases de literatura, con el deseo de no enloquecer pronto y aspirando sobrevivir hasta el día que me toque una vacuna Covid le envió saludos afectuosos y mis respetos, siempre desde la izquierda.

                                                                 Ipan in Xictli Mextli, domingo 18 de abril de 2021

Continúe leyendo
2 de comentarios

2 Comments

  1. Mauricio

    mayo 4, 2021 en 5:54 pm

    Muy bueno

  2. Isabel Díaz Santiago

    abril 18, 2021 en 9:10 pm

    Fernando coincido contigo en lo que señalas sobre cómo los medios de comunicación en general, manipulan y deforman la información. Y lo más grave es que la inmensa mayoría lo cree.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política

Letras para un compañero de trinchera

Tengo en las manos el macilento manifiesto impreso en papel…

Jacinto Rodríguez Moreno luchador social perseguido y preso político en 1972 por el gobierno del estado de Hidalgo en México.

Letras para un compañero de trinchera

Fernando García Álvarez

Para la Manzanita de California, heredera de lucha

Me pareció querido amigo, verte pasar con la mano izquierda empuñada bien en alto marchando él 2 de octubre pasado, pese al cubrebocas obligado por la pandemia creí reconocerte en el nutrido contingente de muchachos vivaces de las normales rurales que marchan sin falta todos los años, jóvenes atrevidos de mirada valiente que corean consignas rebeldes en ondulantes columnas de absoluta disciplina como jilotes de maíz,  marchando a paso veloz por la avenida Madero rumbo al Zócalo de la Ciudad de México, la antigua Tenochtitlán.

Se les escuchaba exigir a gritos castigo a los culpables del secuestro y desaparición de sus 41 compañeros de la Normal Rural de Ayotzinapa aquella noche del 26 de septiembre en 2014, fueron atacados, secuestrados, torturados y desaparecidos por las fuerzas policiacas de Gobierno, víctimas de un atroz crimen de Lesa humanidad por el caduco repudiado régimen del PRI y su cómplice el PAN.

Estudiantes normalistas marchando por el centro de la Ciudad de México. Fotografía de Fernando García Álvarez.

Sí, ese mismo cartel de feroces criminales que también a ti te secuestró, encarceló y exilió no sin antes tratar de asesinarte porque vio en ti un peligro, un disidente capaz de transformar, de impulsar el cambio social en Tizayuca, Hidalgo en una época de auténtica dictadura, de un régimen absolutamente autoritario, en el periodo infausto de la hoy llamada “guerra sucia” contra el pueblo de México, años en los que la represión a través del ejército, grupos paramilitares, policías y terroristas ahogaron en sangre los sueños de libertad y prosperidad de los mexicanos.

El 2 de octubre de 1968 y el 10 de junio de 1970 (25 de noviembre de 1972) son fechas memorables por la crudeza de la represión, tristemente seguidas por infinitas atrocidades más casi olvidadas.

¿Te acuerdas? entre los años de 1968 y 1980 el gobierno desató una feroz persecución político, militar, ideológica y propagandística para impedir cualquier transformación incipiente o pequeña en beneficio de campesinos, obreros o trabajadores asalariados, ese pueblo que se debatía en una tormenta de problemas sociales económicos y políticos, todos ellos producto del servilismo de esos gobernantes títeres con las potencias extranjeras que exigían sumisión absoluta.

Pero tu historia ahora lo sé, arranca años atrás. Muy joven saliste de tu natal Zaachila en Oaxaca para estudiar en la escuela regional campesina de Cuilapám de Guerrero, también en Oaxaca. Te puedo imaginar perfectamente con tu sombrero ladeado tomando una jícara de tejate bien fresco un domingo cualquiera en el tianguis de Zaachila después de recorrer en un suspiro esos 6 kilómetros desde la hacienda de Tlanichico, montando tu amado caballo bayo.

 Allá fuimos tu hija y yo a regodearnos vistiendo las galas de la lengua zapoteca, a tomar un helado de barril en el mercado, a comprar la jarra de pátina verde aguacate para el chocolate en agua, pan de resobado, mole del amarillito, una damajuana de mezcal, quesillo de mil vueltas, tasajo, molinillos y cuartillos de madera tersa como las semillas de cacao que también cupieron en la canasta para prepararte una gran comida.

Mercado de Zaachila, Zimatlán, Oax. Fotografía de Fernando García Álvarez.

Te fuimos recogiendo de entre los pequeños ecos de tiempo en un tenate de palma multicolor, andamos y desandamos Zaachila, Zimatlán, Xoxocotlán, Coyotepec Tilcajete y la ciudad de Oaxaca susurrando sin decir, hablando con el alma por los rincones del recuerdo y la nostalgia “venimos a escuchar tus historias de lucha, a verte labrar con tus afiladas gubias la madera del alma, a quedar en silencio para que nos cuentes más”.

Ya inscrito en la normal destaco en lo inmediato tu liderazgo, tu presencia de una clara conciencia de clase y espíritu de lucha por los tuyos, los nuestros, la gente humilde, trabajadora y desposeída. El vínculo de lucha que se fortaleció en tu trabajo dentro de la comunidad marcándote para siempre, el paso de los años reafirmó tu convicción de servir al pueblo.

Tengo en las manos el macilento manifiesto impreso en papel con tonos rojinegros dirigido a tus compañeros estudiantes con fecha del 25 de agosto de 1936 y que suscribes como secretario general de la comunidad estudiantil, en el que se denuncia la interrupción del pago de los dineros del presupuesto por parte del Gobierno del estado y asignado para el funcionamiento de la escuela, destaco las declaraciones siguientes:

MANIFIESTO

Los estudiantes de la Escuela Regional Campesina de Cuilápam, Oax.,

Conscientes de su papel dentro de las inquietudes sociales de la época y atentos a los problemas que afectan a los intereses de su clase, con motivo de la huelga que sostienen los ESTUDIANTES del INSTITUTO de CIENCIAS y ARTES del ESTADO, declaran;

  • Que la educación pública tanto primaria como superior debe estar al servicio exclusivo de la clase trabajadora del país y controlada por el Estado, siempre que éste tenga un programa social avanzado.
  • Que el poder público tiene la obligación de atender con preferencia en ramo educativo y aplicar los dineros del pueblo para este objeto.
  • Que las profesiones llamadas “Liberales” deben ser socializadas pasando a ser profesiones de Estado.

Enumero también las peticiones que hicieron en el manifiesto para que se prosiguiera con la rectoría del Estado en la institución educativa, tomando en cuenta que era resultado directo de la revolución armada que no terminaba de sentar sus bases en el convulsionado país de esos años.

  • Para que sea efectiva la divulgación de la teoría revolucionaria.
  • Para que la orientación científica de conceptos claros de los fenómenos de la naturaleza para destruir todos los prejuicios religiosos.
  • Para que prepare profesionistas y técnicos al servicio de la clase trabajadora.

Manifiesto de protesta por el adeudo de pago a las instituciones educativas de Oaxaca en 1936.

Compañero es indignante saber que aún subsiste la mezquina política de reducir poco a poco hasta su desaparición a las normales rurales privándolas de los recursos que legalmente les corresponden históricamente desde su creación en 1922, al fundarse con el objetivo de transformar rápidamente las comunidades al llevarles la alfabetización y con ello la educación incluso la tecnología para el desarrollo de sus comunidades mayormente rurales e indígenas urgidas de apoyo, y que por ello se persiga y asesine a sus alumnos y maestros.

Es heroica la historia de combatividad en las Normales Rurales, que han sido semillero de destacados luchadores sociales, ejemplares profesores, artistas, escritores y activistas ambientales, todos ellos a la par del grande Lucio Cabañas Barrientos de la Isidro Burgos de Ayotzinapa, guerrillero épico. compañero de trinchera caído en combate,

Dicen que los mexicanos nacemos donde nos pegue la chingada gana, yo agregaría también “cuando nos dé la gana”. Por eso no me pareció extraño verte marchando por la Ciudad de México renacido en la plenitud de un muchacho rebosante de tu mismo espíritu e ideales, tal es la licencia que dan los dioses para nutrir las filas de sus escasos herederos dispuestos a refrendar el compromiso por las causas justas de la patria.

Compañero he sido bendecido muchas veces, vi caer al PRIAN, ese gigante con pies de barro lo vi morder el polvo en 2018 y sé que no está muerto, acaso desmayado intenta levantarse rabioso de venganza para seguir aplastándonos, oprimiéndonos, explotándonos, envileciéndonos como siempre porque lo peor, además de entregar las riquezas de la nación a empresas y gobiernos extranjeros fue robar el alma de los mexicanos y tan solo dejar cuerpos poseídos por la desmemoria, ambición y cobardía, muertos vivos dispuestos a defender a sus multimillonarios patrones por unos mendrugos, por alguna oportunidad para robar migajas, por el servil placer del capataz o verdugo de sus iguales.

Te buscamos urgidos de ayuda y respuestas, para poder vivir a plenitud con la incipiente libertad que hemos conquistado en esta larguísima gesta hoy ganada a sangre y fuego porque nunca se nos ha dado algo gratis, tú lo sabes, tú viviste pagando el costo de la rebeldía con sobreprecio.

Descubrí ciertos aires de pesar en un autorretrato que pintaste al óleo, cuando sometido al rigor de la celda fuiste torturado en el apando, incriminado por el despótico poder de la dictadura, ahí están tus verdugos, yo los señalo y acuso a Manuel Sánchez Vite, cacique magisterial traidor de sus compañeros de la Normal Rural del Mexe, sanguinario dirigente del PRI y gobernador tirano del Estado de Hidalgo entre 1972 y 1975. Te persiguió a ti y a tu familia con una rabiosa jauría de matones y testaferros hasta el terrible destierro. Ominoso sátrapa “Sánchez Buitre”, impune asesino hasta la fecha, como lo son sus descendientes y camarillas que medran sin freno en Hidalgo y en todo el país, casta de ladrones que sigue sin castigo, perviven impunes en su perniciosa labor de conquista, saqueo y exterminio.

Jacinto Rodríguez Moreno en su carácter de Secretario Municipal probando el agua potable del pozo recién abierto en el Barrio de Atempa en Tizayuca, Hidalgo. Circa 1970.

Tizayuca Hidalgo es hoy una enferma ciudad industrial donde la riqueza sigue siendo para unos cuantos, los mismos de siempre, el progreso nunca llega al pueblo, pero si lo cubre con la pobreza, ignorancia y contaminación, los males sí se reparten por igual. Los ríos otrora límpidos caudales que nutrían los campos de la cuenca lechera han sido exterminados, quedan apenas algunos caños hediondos, vertederos de desechos tóxicos y escorias industriales, torrentes negros sin peces, aves o vida alguna, como resultado de la depredación voraz.

Los envidiosos de nuevo cuño dirán que no te conocí realmente, que ni siquiera nos vieron departir. Peccata minuta de “hater”, odiador pues, yo seguiré escribiendo desde nuestra trinchera al menos hasta que llegue el momento inevitable de encontrarnos en el sitio eterno del descanso infinito al que partiré radiante y con la frente arriba, muy orgulloso como tú apreciado amigo.

Yo te escribo, te nombro, te invoco; Jacinto Rodriguez Moreno Presente, ven a acompañarnos en las batallas que siguen, el próximo domingo primero de agosto de este 2021 se realizará la primera consulta ciudadana para enjuiciar a los expresidentes del nefasto régimen de traidores a la patria que siguen saboteando la libertad.

Acompáñanos, infunde un poco de valor y respeto a los apocados, a los indiferentes, a los medrosos para que se sumen a la mayoría de los mexicanos honestos y terminemos de una vez y para siempre de sacar los cadáveres a escondidas, de ventilar nuestra vergonzosa historia de podredumbre y mentira, de liberar los fantasmas amordazados de las centenas de miles de víctimas de un régimen salvaje y criminal. ¡Queremos saber la verdad para sanar las heridas!

Combatientes zapatistas torturados y ejecutados, en los crímenes de Lesa Humanidad llevados a cabo por el gobierno de México en el estado de Chiapas en enero de 1994. Fotografía de Fernando García Álvarez.

El voto por el “Sí” permitirá que se integren comisiones de la verdad que investigarán las responsabilidades de los políticos y sus jefes oligarcas, aunque los crímenes hayan prescrito, desencadenando después maxi procesos para juzgar a los culpables por nombre y apellido de la sempiterna corrupción y violencia como método de despojo, de los crímenes de guerra y Lesa Humanidad, de los miles de feminicidios, de las masacres y desplazamientos forzados de indígenas y campesinos para favorecer a imperios multinacionales, de la persecución y asesinato de líderes sociales, activistas por los derechos humanos y ambientales, periodistas y comunicadores independientes y comprometidos, de la declaratoria de guerra al crimen organizado y su estela de cientos de miles de víctimas, todos estos crímenes de Estado.

Es cierto vivimos un infierno donde gobernó la impunidad y corrupción, yo sí tengo memoria, ni perdón ni olvido ¡juicio a los expresidentes ya!

Continúe leyendo

Política

Polvo a contraluz

A los que se han detenido en medio de la tormenta para abrazarme…

Autorretrato. Fernando García Álvarez.

Polvo a contraluz

Fernando García Álvarez

 

A los que se han detenido en medio de la tormenta para abrazarme.

Primium non nocere dice una máxima médica acerca de que el beneficio obtenido sea mayor que el daño que se le pueda hacer al paciente, lo primero es no hacer daño.

Infiero que esta vieja opinión puede aplicarse a nuestra vida cotidiana en general y reflexionaba en esto hace unos días a partir de algunos comentarios vertidos en el chat de un grupo familiar, grupo no exento de las enfermedades sociales de nuestro tiempo.

La enfermedad nos dice el diccionario de la real academia española es la alteración más o menos grave de la salud, la pasión dañosa o alteración en lo moral o espiritual, también la anormalidad dañosa en el funcionamiento de una institución, colectividad, etc.

Es este caso me refiero más exactamente a las enfermedades morales y quizá a las mentales, me explico:

Retrato del escribidor de este texto portando en la diestra la prueba fehaciente de que sí hay medicamentos para el cáncer en el sector público. Foto de Jaquelina Rodríguez Ibarra.

Hace años recibo tratamiento en un hospital del sector Público para un mieloma múltiple de muy difícil cura, contra todo pronóstico, hiel y ponzoña de muchos frente al amor, solidaridad y empatía de otros más fui candidato a un exitoso trasplante de médula ósea hace ya 3 años, pero la enfermedad sigue ahí agazapada.

Mi médico tratante desde hace 9 años me dio la maravillosa noticia apenas hace un par de meses de que al ampliarse el cuadro de medicamentos para el tratamiento de las enfermedades como el cáncer que yo padezco había sido uno de los seleccionados para tener acceso a un fármaco de muy difícil acceso en las clínicas y hospitales del sistema de salud público en las pasadas administraciones del país. Este milagro sucedió como en un sueño, el trámite fue rápido y sencillo, recogí loco de contento mi pasaporte a la vida en la farmacia que recién edificaron en el hospital después de solicitarla médicos y pacientes por lustros.

Me parece que, así como solo conocen el significado de la libertad los que han sido esclavos, solo conocen el significado de la vida quienes hemos estado a punto de perderla, he pasado largas, difíciles, extenuantes pruebas, análisis y diagnósticos, meses hospitalizados, semanas que suman años en quimioterapias luchando por mi vida con lo que ello signifique, siempre de la mano de mi amada esposa, algunos muy queridos familiares, compañeros de trabajo y amigos.

Como lo supondrás querido lector quise comunicar de inmediato y con gran alegría la noticia del milagro al menos a los que creí más cercanos, claro la familia. Mayormente festejaron, algunas respuestas de indiferencia ya las esperaba, lo que me sorprendió fue el sordo odio subyacente en otras. El simple hecho de mencionar cierto contexto de las condiciones actuales y agradecer los esfuerzos por dotar de mejores servicios médicos públicos a quienes no podemos pagar atención médica privada obtuvo por respuesta inmediata alguna descalificación gratuita, escribieron que mi proceder mediaba entre el de un adulador y un sicofante, pero en términos más coloquiales.

¿Me estaba llamando lame suelas o algo similar este hombre que ha compartido las mismas condiciones de marginación económica de la mayoría desde siempre?, luego llegó el encono y descalificaciones a quien hoy actúa en nuestro beneficio en la presidencia de la república.

Explotó de odio al sentir que mi comentario contradecía la narrativa del poder empresarial. Pese al hecho consumado de que yo soy la prueba fehaciente que contradice la campaña de que no hay medicamentos para tratar el cáncer en México y a las pruebas me remito.

Formo parte de lo que algunos denominan generación híbrida y como tales, obligados por la heterodoxa existencia que tratamos de ceñir a la práctica diaria en pretendida congruencia, omití en la respuesta del chat de marras un primer punto en el que ahora abundaré:

Crecí en un mundo donde la educación, urbanidad y buenos modales eran parte fundamental de las relaciones familiares, mis padres de manera ejemplar pusieron el respeto como piedra primera del edificio de mi formación, una falta de respeto a cualquier hermano o primo máxime a tíos, profesores, vecinos o abuelos implicaba un severo castigo, incluso físico. Y no estoy diciendo, aunque ya tengo mis años, que todo tiempo pasado fue mejor, afirmo lo contrario soplan vientos de cambio, analicemos la historia.

Lo que sí confirmo es mi convicción del diálogo con respeto, empatía y mucha inteligencia para argumentar de manera razonada más allá de las personalizaciones y en un marco de información sin sesgos ni fanatismos ni distorsiones mediáticas. ¿Ríes querido lector acaso te ha pasado algo similar?

En un segundo punto encontré en el chat un campo semántico sembrado de esas palabras que lanzan como en un bombardeo inmisericorde las pantallas y bocinas del mass media, para usar un término pasado de moda como yo. Los medios de comunicación de masas pues; ratero incongruente, corrupto, mitómano, etc., ¿Sabemos en su exacta dimensión el significado de las palabras?

Entonces quise recurrir al diccionario ideológico de la lengua española, pero en el camino, en una parte polvosa del librero no muy lejana de los diccionarios encontré la amarillenta edición de un viejo libro que me legó un añorado amigo librero, fotógrafo y dibujante de la facultad de filosofía y letras de la UNAM, Memo H. Vera. El ejemplar hallado por accidente se trata de la exitosa y popular obra Los envidiosos de Francesco Alberoni.

Saqué el ejemplar del librero y soplé sobre él, polvo a contraluz gravitaba formando nuevas galaxias. Evidentemente las pasiones mueven al mundo. El escritor italiano en su clásico de la década de los 80 ¿tendría alguna respuesta o propuesta a mis cavilaciones? Los oligarcas dueños de los instrumentos de la comunicación y a su vez casi por osmosis los empleados de estos y las audiencias víctimas de un adoctrinamiento indemne han sido presa de una antiquísima pasión paradójica y terriblemente destructiva; la envidia. ¿Tienen envidia del enceguecedor fulgor de su némesis o enemigo acérrimo Andrés Manuel López Obrador?

Muy de entrada ya en la primera línea del libro en el capítulo “La confrontación envidiosa” se lee:

Deseamos lo que vemos. Ser como los demás, tener todo lo que tienen los demás pero qué pasa al no poder obtener lo que poseen aquellos modelos sociales, ¿viene la frustración?

Dice el autor que damos un paso atrás, retrocedemos de

varias formas; cólera, tristeza, renunciamiento. O bien, un rechazo con el modelo con el cual nos habíamos identificado. A fin de contener el deseo, rechazamos a la persona que nos lo ha suscitado, la desvalorizamos, decimos que no tiene méritos, que no vale nada. Esta es la primera raíz de la envidia.

La otra raíz de la envidia surge de la exigencia de juzgar. A fin de saber cuánto valemos con algún otro. Empezamos de niños cotejándonos con nuestros hermanos y es nuestra madre quien nos compara con él.

En el vasto universo del inconsciente personal y colectivo un cúmulo de deseos reprimidos alimenta nuestros actos y emociones profundas de apariencia tan superficial que nunca nos mueven a la reflexión. Avanzando en la lectura ya en el capítulo 9 el estudioso de los movimientos colectivos y las emociones nos especifica.

La derecha sale a las calles a protestar por el supuesto viraje al comunismo en la política económica, les gusta el capitalismo salvaje. Foto: Fernando García Álvarez.

Qué envidiamos

Envidiamos lo que más deseamos, los objetos más colmados de nuestro deseo. Los envidiamos cuando los vemos en las manos de otro, realizados por otros, mientras nos están vetados irreparablemente. Comprendemos su valor mediante una confrontación inmediata; el suyo es mejor, el mío es peor; él es mejor yo soy peor. El sentimiento de impotencia produce en nosotros una impresión de no valer, de derrota, de envilecimiento, y un movimiento de odio, de destrucción.

La envidia se refiere tanto a lo que se tiene como a lo que se es, a los objetos como a la calidad, a las posesiones como a los reconocimientos.

Vaya descubrimiento ¡Es lógico, claro y evidente que los detractores de lo que significa un cambio de rumbo en el destino del país envidian hasta los detalles más nimios del actor político que en la cúspide de su proyecto de transformación los opaca! Además, los ha desplazado de los reflectores y el ejercicio del poder sumiéndolos en la impotencia.

En el capítulo “La intoxicación envidiosa” se abordan los síntomas de la envidia mismos que podemos reconocer a kilómetros en nuestros ya citados maledicentes.

Siempre describimos la envidia como un acto puntual. Dirigido hacia un objeto bien definido. Pero desde el punto de vista psicológico, la envidia también es una manera de mirar a los demás, un rasgo de la personalidad.

Con frecuencia, el envidioso no se limita a observar con ojo maligno a su colega. Mira con los mismos ojos a su vecino, al compañero que conoce en unas vacaciones, al conocido que lo invita a su nueva casa de campo, al afortunado ganador de la lotería., se podría trazar un perfil de la personalidad envidiosa., la enfermedad envidiosa, produce verdaderos síntomas propios.

Para Alberoni la maledicencia es el síntoma más obvio y notable de la envidia. El envidioso trata de desvalorizar al otro a los ojos de la mayor cantidad posible de personas sobre todo de los más influyentes., y es aquí donde debo regresar al segundo punto de este ocurso para ejemplificar esa maledicencia o acto con el objetivo de denigrar.

Políticas culturales de inclusión y tolerancia en la Ciudad de México. Foto de Fernando García Álvarez.

¿Recuerdas amigo lector? Aquello del campo semántico ya por todos conocido y floreciente gracias a las églogas veraniegas de “Píndaros” rabiosos, tinterillos orgánicos y damnificados del rating; ratero, incongruente, corrupto, mitómano, mesías tropical, feligresía irracional, prietos, perrada agresiva, morenacos, jodidos, muertos de hambre, etc.,

Mis familiares maledicentes ¿destilan la envidia infiltrada en su inconsciente por el bombardeo mediático, infodemia e ignorancia o tan solo son raros especímenes aislados emocionalmente producto de una época en la que el capitalismo salvaje nos ha convertido en animales aterrorizados tratando de sobrevivir?

De ser cierta al menos en parte la intoxicación envidiosa, muy posiblemente ese amigo, primo o vecino desconocido volcando odio indiscriminado por tus publicaciones en las redes sociales no sea otra cosa que un frustrado admirador tuyo que en la soledad de su inconsciente sufre lo indecible por no poder ser como tú, por no tener tu éxito. Quizá ocurra también que del tipo que detestas a muerte requieras muy en el fondo de tu ser un poco, tan solo un gramo de su atención.

Todo, dice vox populi tiene remedio menos la muerte y generosamente a manera de colofón Alberoni incluye en Los envidiosos el capítulo “Superar la envidia”.

La envidia puede adoptar mil formas espeluznantes y terribles, odio, rencor, resentimiento, exclusión social, racismo, fascismo, sionismo, etc., para superarla debemos reconocernos en el otro, vivir libre es reconocer las necesidades y deseos colectivos, con lucida mente abierta estar vigilante para reconocer y aceptar la naturaleza de lo diverso en una convivencia tolerante.

Posdata; además opino que se debe juzgar a los expresidentes por traición a la patria, ni perdón ni olvido.

 

 

 

 

 

 

Continúe leyendo

Política

Obras son amores…

Todos hemos de tener un ideal en mente sobre la vida y la existencia…

Aplicación de la vacuna contra el covid-19 en la Benemérita Escuela Nacional de Maestros en la Ciudad de México. Mayo de 2021. Fotografía de Fernando García Álvarez

Obras son amores…

María Moreno Aguiar

 

El pasado 21 de mayo, acudí a la Escuela Benito Juárez en la Alcaldía Cuauhtémoc a recibir la vacuna contra covid. Llegué al lugar sin problema alguno, caminé una cuadra de donde me dejó el auto contratado vía app. Mi primera impresión fue ver gente en la calle, más de la común, sin detenerse, sin aglomerarse, fluían como el viento. Agentes de tránsito dirigían a transeúntes como a vehículos. Pregunté a uno de ellos por la entrada de la escuela, sin problema, sin duda, sin cuestionamiento, el agente me indicó el acceso. La Brigada Correcaminos de vacunación contra COVID-19, ágil, presta, diligente cumplía su cometido. En orden sin quejas ni reclamos, entramos. Me vi de pronto frente a una imagen insólita, todos trabajábamos para un mismo fin: ser vacunados y ayudar a lograrlo.

Aplicación de la vacuna contra el covid-19 en la Benemérita Escuela Nacional de Maestros en la Ciudad de México. Mayo de 2021. Fotografía de Fernando García Álvarez

Del 1 de diciembre de 2018 a la fecha (1 de junio de 2021) hemos vivido un cambio irrefutable en la administración pública. Caminamos hacia el desarrollo como nación, hacia la autosuficiencia gracias a un gobierno que, si bien tiene áreas de oportunidad, tiene también palabra y trabaja con honestidad para el bien común.

El gobierno neoliberal de sexenios pasados, representado por el PRI y PAN y sus aliados, nos condujo como nación al robo, a vivir de prestado simulando siempre un bienestar que no teníamos, simular un rico que no somos, imitar un intelectual de casta que no existe, y así interminablemente la lista. Este grupo de partidos como el PRI, PAN, PRD y empresarios afines como Claudio X González auspiciado por gobiernos extranjeros, pretendió siempre desacreditar a las instituciones públicas con el solo fin de privatizarlas y exprimir hasta la médula a un país inerme, temeroso y pusilánime. Por ejemplo, en el sexenio 2012 a 2018 de Enrique Peña Nieto (PRI) hoy seguramente prófugo para eludir responsabilidad en el saqueo del país, la compra de medicamentos se restringió a intermediarios, concentración de mercado, lo que significó la ganancia para aquellos que con su escudo de empresarios desfalcaron el caudal del erario en contratos millonarios. Hoy, sin embargo, en la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador “salimos a comprar al mundo” a través de la ONU y directamente con las farmacéuticas los medicamentos necesarios para la población, sin contratos millonarios que beneficiarían como siempre a los grandes seudo empresarios (en realidad estas personas no trabajan, para lo único que sirven es para negociar las grandes cantidades de dinero con los gobiernos del PRI, PAN, PRD) de este país.

Es gracias a las estrategias económicas del actual gobierno, querido compatriota, que hoy tenemos vacunas contra el covid para toda la población mexicana, no de una sola marca sino todas las que están en el mercado y han sido aprobadas por COFREPIS (Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios).

El gobierno que hoy representa Andrés Manuel López Obrador en menos de tres años ahorró millones de pesos evitando la transferencia del dinero público (federal, del país y por ende de los mexicanos) a los sectores privados, es decir, al bolsillo de seudo empresarios y servidores públicos sin escrúpulos que se enriquecieron a costa de la pobreza de la nación y de un sector de la población que sufría las calamidades de la desigualdad social y económica que impera aun en nuestro país. Así como también obligando al pago de impuestos a todos aquellos que en sexenios pasados gozaron del privilegio de no pagarlos.

Durante el periodo neoliberal, las instituciones de salud pública siempre fueron diezmadas por la ambición, privadas de sus beneficios por la corrupción y la discriminación hacia un sector de la población que antes no interesaba.  El pasado 27 de mayo se anunció la “Reforma constitucional para que los medicamentos sean gratuitos en el país, reforma profunda relacionada con la adquisición de medicamentos, la distribución de los medicamentos para garantizar el abasto.” (Conferencia de prensa, Gobierno de México, 27 de mayo de 2021), reformas que hoy nos benefician a todos los mexicanos y que sólo manteniendo MORENA la mayoría en el Congreso podemos continuar transformando. Durante años he acompañado a mi esposo en su tratamiento en un hospital del sector público de salud, hemos esperado una atención digna por años, hemos hecho agobiantes filas durante horas en la farmacia del Hospital también por años, y sólo hasta hoy en el gobierno de la 4T, es que vemos la transformación del sector salud, hasta hoy el dinero destinado a la salud pública es que está llegando a su destino.

Querido lector, te recuerdo que en México las riquezas están apenas en el 1% de los mexicanos (según Oxman). Si tienes auto último modelo, pero no tienes casa propia; si estudias en universidad privada, pero trabajas en McDonal; si tienes un celular de 40 mil pesos, pero rara vez traes datos; si pagas tu fiesta de 15 años, boda o bautizo y tus vacaciones con tarjeta de crédito hasta terminar en el buró de crédito; si evitas asistir al IMSS o ISSSTE porque es para los pobres y necesitados, temo decirte que has sido víctima del neoliberalismo que te hizo creer que poseías lo que nunca has tenido.

Aplicación de la vacuna contra el covid-19 en la Benemérita Escuela Nacional de Maestros en la Ciudad de México. Mayo de 2021. Fotografía de Fernando García Álvarez

El seudo empresario que no vive de su trabajo sino del dinero que gobiernos extranjeros como el de Estados Unidos a través de su agencia USAID, le proporcionan para sabotear al gobierno de la 4T y convencer a sus súbditos a sueldo, para regresar a los tiempos del desfalco y simulacro, es tan solo un vil traidor a los mexicanos.

Con el lema “Devolver al pueblo lo robado”, el presidente Andrés Manuel López Obrador ejerce su mandato obedeciendo. El pasado es enseñanza, el presente aprendizaje, el futuro esperanza. Seguramente todos hemos de tener un ideal en mente sobre la vida y la existencia al cual queremos llegar. ¡Afortunados quien así lo tengan! De otra manera estarán errando enloquecidos por los caminos y senderos del tiempo. Así sucede hoy con seudo representantes del pueblo que por su mercenario interés (seguir mamando del presupuesto federal) crean partidos para finalmente declinar por los mismo de siempre, PRIANRD, sin compromiso ideológico ni principios. Esta es una oportunidad única para devolverle a nuestro país la dignidad que le habían robado por décadas, que tu conciencia hable, que tu razón analice y el corazón te guie. Este 6 de junio sal a votar por quien te represente, no dejes que otros sigan decidiendo por ti, nuestra participación es la garantía de un nuevo futuro prometedor con la dignidad que merecemos.

Continúe leyendo

RECIENTES